domingo, 4 de octubre de 2009

Miradas de promavera

……….Por razones que no logro determinar claramente hay un momento en la vida, en el que me he preguntado, ¿que he hecho?.
O si lo que hice era lo que esperaba de mi cuando “planee”, mi vida, una suerte de evaluación, un balance.
Cuando estas dudas, paralizaron paradójicamente, mi aplacados pensamientos, (esto de “aplacada mente” fue un suceso histórico, casi imperceptible en el tiempo), luego de una significativa batería de tratamientos alternativos. Me di cuenta, que como si mi auto evaluación no hubiera sido lo suficientemente traumática, como si estas dudas existenciales, sobre el ¿Por qué? Y el ¿para que de nuestras vidas? Ya no fuera suficiente, además un incalculable esfuerzo, (que no siempre es fructífero, ni acuerda con nuestras expectativas), también he evaluado a mis pares.
A titulo de referencia o consuelo, lo he hecho también con las vidas de quienes he tenido como imagen de “mi proyecto de vida”.
En términos generales……

Que tan niña soy, o inmadura, no solo soy un “combo” de lo mejor, de mis referencias ficticias, (personas que transitaron en algún momento mi vida y asumí como héroes mitológicos), poseedores de poderes sobrenaturales, sino que consideré la idea de poder superarlos, a cada uno en su mejor perfil.
Imagen que seguramente he cambiado a lo largo del camino, cuando me he puesto a pensar sobre mi y mi entorno, cunado creí comprometerme con lo que quería hacer y decir y con quien quería estar y con quien no, pero ahora, ahora ¡si!, ya tengo un concepto “claro y objetivo”.

Estos son los momentos de mi vid a los que llamo, “cambios de paradigmas”, la sensación de volver a cero, de cambiar el reloj digital por el analógico, de cambiar, cambiar la carta de puño y letra por el e-mail, del fundamentalismo perfeccionista que padezco, el momento de la crisis, del cambio…..

Es un punto de inflexión, que se repite cada vez más a menudo, a medida que los años pasan y no siempre me devuelven lo que quiero saber y menos lo que me animo a ver.
Intento una y otra vez mejorar la visión de mi o mejor dicho , la “versión de mi”, como una carrera encloquecida contra el estar un paso adelante o no quedarse atrás, o lo que seria trágico al extremo, quedarse.
Me pregunto, ¿realmente es tan así?.

Alejándome cada vez más de quien soy realmente, en la frenética búsqueda de encontrar mi esencia y dejarme fluir hacia donde el destino me lleve, es que pensé un día en abrir los ojos y simplemente mirar lo que ocurría a mi alrededor.
A manera de heroína, como la personificación victoriosa de las fuerzas del yo, con un conjunto de pruebas realizar, me sentí unos minutos la protagonista estelar de una nueva y propia historia.
Una vez mas era necesario demostrar que una es merecedora de portar ese rótulo.
Lo intente una y otra vez, mientras le encontraba una explicación a cada suceso de mi vida, que se sale del libreto, justificando su existencia o preguntándome: ¿Por qué a mí, o por que así?

Las heroínas y los héroes dejan huella en la imaginación del hombre y de ahí que hayan sido inspiradores de doctrinas religiosas, leyendas y cuentos. Se convirtieron en símbolos que fueron guardados en la mente de generación en generación, quedando grabados en la memoria de la humanidad. De esta manera, hondamente arraigados en el imaginario colectivo, perduran en los mitos con una vitalidad extraordinaria.
Nacen, viven, evolucionan según las épocas, y los países, sobreviven bajo nombres o aspectos distintos. De algún modo eso necesito creer, que perdurare en el tiempo, que dejaré una huella que seré trascendente.

Las diosas griegas, caracterizadas femeninas, las había, feroces, brujas, encantadoras, rebeldes. Curiosamente como se ha definido a muchas mujeres, heroínas de su época, en todos los tiempos.

Mi vida, la reconozco un procedimiento, como una causa y efecto, como una confabulación cósmica, pero con mi accionar constante, es un dejarme fluir, y esperar el cosmos sugiera, y poner el punto o el limite hasta donde puedo soportar el accionar que no controlo.
En cada fábula que he escuchado, “el arquetipo”, se representa de igual modo en todas las culturas y en todos los tiempos. Ese arquetipo heroico, con su recorrido plagado de proezas y de grandes logros, difíciles pruebas, que deberá superar de cualquier modo.
Es el, que me deslumbro desde el primer cuento, desde la primera ilusión, ese personaje de mi película favorita, del libro que leí y adore, que hablaba de almas gemelas con 4500 años de diferencia. Es el que busco en cada momento de mi vida. Conciente o inconscientemente, esta allí en algún lugar de mi corazón. Lo increíble que no lo busco solo en el hombre en la pareja, lo busco en mi, en las acciones cotidianas, en cada momento de la vida.
Supongo a veces, que redefinir el concepto de heroico y de heroína seria saludable.

Lo puedo encontrar, en un día, en una etapa mi vida, en un solo problema hasta llegar a la solución o a lo largo de toda la vida. Los escenarios que se diseñan son los mismos, variando complejidad, tiempo de duración, profundidad.
Este camino lo tienen en común muchos mitos cuentos de hadas, se trata de un camino que tanto las personas, como los personajes de las novelas atravesaran, en todo o en parte. Nos permite ver nuestras propias huellas mientras vamos transcurriendo el camino.
Nos encontraremos con diferentes momentos en la vida que recordaran otros, en los que también tuvimos que elegir, decidir, donde nuestro futuro, estuvo y esta, en nuestras manos. Entonces dependerá de esa elección, nuestros recuerdos del héroe, que protagoniza nuestra historia, cuando se pone en juego nuestra fe y nuestro valor. Esos momentos en los que uno resignifica el concepto de “la vida”, el transcurrir, el habito, la predestinación, el “esta todo dicho y hecho”, o lo que significa esa letra de esa canción que hemos escuchado tantas veces y un día, decimos eso: quería decir, “honrar la vida”, comprometerse, involucrarse, y ser el verdadero héroe de esta famosísima película en la cual somos los primeros actores, los productores y los que la escriben cada día, pudiendo cambiar el final en cada instante.
Maestros que nos enseñaron tanto que ni nos dimos cuenta y allí están en ese paso, en ese momento, cuando no encontrábamos respuestas y de pronto, ese recuerdo, sin sentido, en el momento menos oportuno y todo cierra, todo se conecta y tiene un sentido, inexplicable, pero lo tiene.
Por eso aquella persona, objeto que nos detuvo para que veamos algo, para que nos detengamos, escena que nos llamo la atención y al darnos vuelta vimos lo que realmente tuvo valor y sentido mucho tiempo después.
Hay un punto en tu vida, en el que te das cuenta: quién importa,....... quién nunca importó,...........quién no importa más,...........y quién siempre importará.
De modo que no te preocupes por la gente de tu pasado, hay una razón por la que no estarán en tu futuro...
Nuestra actitud, como nos mostramos, lo que nos da resultado a veces: el personaje de
“el perdedor”, que siempre le sale todo mal, el destino se ha puesto en su contra, los astros conspiran contra él y pobrecito nunca tiene suerte.
“El triunfador” que siempre esta comprometido con el éxito y es un ganador por naturaleza.

“El ocurrente”, la persona que ve siempre el medio vaso lleno, optimista hasta lo innecesario y cuando todo sale inmejorable.
“El indiferente” y en realidad le tiene miedo a todo y se paraliza.

Nuestras dudas e indecisiones, las pruebas morales, los desafíos sociales.
Como nos relacionamos y con quien lo hacemos. De que manera nos enfrentamos a los cambios y que herramientas utilizamos. Si vivimos momentos de desaliento y abandono, como los transitamos y también como nos comportamos cuando, la vida nos sonríe o………

”……………..nos gasta una broma y nos despertamos sin saber que pasa, chupando un clavo sentados sobre una calabaza…………..” Joan Manuel Serrat


En lo personal, definitivamente estoy convencida que “Holywood me ha hecho mucho mal”, cada vez que he pensado en la vida, en voz alta, ya lejos de mis propios planteos y la sensación constante de no haber hecho lo suficiente, encuentro a la heroína de esa película que “a pesar de todo”, lo logró.

3 comentarios:

  1. Solo una historia, contada en la pantalla grande, cuenta una vida, que propuso cambios relevantes, con malas elecciones y que empieza con el final de la historia del personaje, fracaso rotundo.
    Una opción que realmente puede dejar sin palabras a cualquier estudioso y ferviente observador del mundo que lo rodea y activo militante de su propia vida es, cuando al cruzarse con alguien que luego de haber sufrido una tragedia, atravesado mementos muy difíciles, ante cualquier palabra o frase que intentara, dar un sentido a lo ocurrido, siempre responderá: Así es la vida, no hay nada que se pueda hacer
    La vida como respuesta. Quien lo diría, luego de buscar tantas explicaciones, respuestas y sentido a las cosas que nos pasan, que le pasan a otros, buscar como prevenir aquel suceso que cambio nuestras vidas para siempre.
    Hay una opción que da por tierra todo razonamiento y elaboración desmenuzada minuto a minuto.
    Así es la vida.
    De modo que el tiempo, que vaya a saber quien ha destinado, para que cada uno de nosotros, este con los pies sobre la tierra, es cuestión de pasarlo sin esperar ni mucho, ni poco, ni hacer nada con demasiado esmero ya que de pronto ,la vida, (para los que aparentemente su desarrollo es independiente a nuestros deseos acciones y decisiones), decide cambiar nuestro rumbo y nada de lo dicho, hecho o sentido, tuvo razón de ser, ni modificó nada, ni a nadie y menos a nosotros mismos
    De modo que literalmente es la in-acción de flotar en alta mar, sin esfuerzo esperando que todo se resuelva, por nosotros y para nosotros mágicamente. Sin compromisos, sin tener nada que ver con nosotros mismos y con los que pueda provocar en otros nuestra forma de vivir.
    La vida para otros tiene el mas importante de los sentidos, el de amar, de dejar huella, trascender dejando algo por lo menos significativo para los seres que amamos. Darle un valor a lo que hacemos, sentirnos plenos y seguir convencidas que en cada paso podemos cambiar la historia y solo de nuestras elecciones dependerá el resultado de la evaluación que tanto nos preocupa en algunos momentos.
    El amor y la vida, unidos inexplicablemente a la duda. El camino, nos conducen a la resignificación y al placer que produce el genuino y autentico sentimiento, sea cual fuere el resultado.
    La realidad es, que no siempre la vida, ni el amor, es como lo imaginamos, como la esperamos, no resulta ser lo que creíamos que perseguíamos. Vivir la realidad y honrarla, sin cuestionamientos, decidiendo a cada paso lo que el corazón nos muestre. Para que esperar el momento de la Gran Pregunta “que hubiera pasado si…..?”, cuando siempre se esta a tiempo de cambiar en todo o en parte la historia.

    ResponderEliminar
  2. Dudar nos vuelve inseguros, inestables, nos aleja de la comodidad de optar solo una vez y luego seguir sin pensar.
    En esta singular mirada del amor, el tiempo y la vida, es donde quiere encontrar un lugar esta historia, que no tiene antídoto si es aceptada, ni tiene consuelo si es negada.
    Que se fue formando, sin sentido, ni criterio, con verdades, y algo de locura, con desapegos y abandonos, y fundamentalmente con algún tipo de amor.
    Aquí encontraremos un fuerte sentido místico de la vida, sin prejuicios, llena de ideales, con heroísmos e ilusiones.
    Con nobles criaturas confusas, definiendo tronos y altares, reconociendo la diferencia entre el corazón y la razón, caminando con vencedores y vencidos.
    Un relato de lágrimas de felicidad y de corazones que fecundan esperanzas, de supremacías invencibles y de preferencias ignorantes.
    Caminando entre elecciones por derecho y definiendo genios héroes y ángeles.
    Esta historia juega con el amor que puede apropiarse completamente de cualquier corazón, con o sin el consentimiento de su dueño. En presencia de bajos instintos y desagradables sentimientos como la ira, el odio y el resentimiento, a este amor le es permitido enjuiciarlos y echarlos sin que sin que exista la posibilidad de la reconsideración de la pena.
    También ocurrirá que cuando los gustos, anhelos y sueños son diferentes, habrá problemas, separaciones. Estaremos en presencia del "síndrome del pez de río, pez de mar" (esta es una definición que una amiga una vez trato de explicarme y creo que es adecuada para este momento). Cada personaje de esta historia está acostumbrado a moverse en diferentes aguas, en diferentes ambientes.
    Y cuando estos peces se junten, lo hacen con la esperanza de que el otro vivirá sus mismos sueños y costumbres. En su mismo mar. Eso solo alguna vez sucederá y el síndrome "pez de río, pez de mar" cobra otra víctima más.
    ¿Habrá algún remedio para este síndrome?
    Importante será la supremacía de la fuerza y la preferencia del derecho. El concepto de lo terrenal y celestial, de lo cotidiano y lo genial, de lo mensurable y lo indefinible. Descubrir que mucho mas importantes y reales que las palabras de amor, es el acto de amor que incluye todo lo que no se puede expresar con palabras. Y que existen los grises y todo un abanico de colores en el medio.
    El amor entonces debe ser respetado en todas sus formas y le queda siempre permitida la compañía del perdón, por que el amor es incondicionalmente libre y por naturaleza inexplicable.

    ResponderEliminar
  3. Un día especial
    Dios me perdonará: es su oficio.
    Heinrich Heine

    Esta es una historia que comienza hace unos años y es, hasta el día de hoy un faro en la historia de mi propia vida, una luz que me sigue orientando en aquellos días, donde mis certezas suelen dudar, mis sentidos parecen no entender y el camino haberse corrido.
    Conocer a Mia fue uno de esos episodios que no se viven muchas veces, pero es gratificante cuando sucede, entonces sin comprender por que, tu vida cambia para siempre. Lo que estaba en mi mente, de pronto cobró un realismo intangible, misterioso, tomó vida propia y simplemente las cosas sucedieron.
    Por primera vez alguien me sorprendió, fue la vez que nada era previsible, ni obvio y ya nunca me pude anticipar.
    Los sabios buscan la sabiduría; los necios creen haberla encontrado.
    Napoleón Bonaparte

    Hay muchas tipos de vidas, están las aburridas, las divertidas, las que esperan ser descubiertas y las que descubren. Las vidas sencillas, sin esfuerzos y las que sorprenden.
    También están las que trascienden, y se involucran, las que siendo únicas y difíciles, también son adorablemente ejemplares. Pero también están, las que son todo esto y mucho más.
    También hay vidas temerarias, heroicas, que parecen más de una, nacen muchas veces y viven en una persona, en forma simultánea y por su intensidad, su riego y su pasión, son tan admirables como sufridas.
    La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar.
    Eduardo Galeano

    Esta vida es la de Mia, cuando la conocí a sus 35 años, estaba como suspendida en el tiempo, su vida parecía no ofrecerle batalla, ni gloria ni fracaso. Ese día empecé a correr lentamente el velo, sin querer me estaba asomando.
    "Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a él."
    Confucio

    ResponderEliminar